ūüďĘ ¬°Larga vida a la Unitierra Mondeggi!

01 / 09 / 2022
Unitierra Oaxaca

En mayo pasado inici√≥ su caminar una nueva unitierra, la UniTerra ‚ÄĒas√≠ sin la ‚Äúi‚ÄĚ, porque la tierra se dice y se escribe siempre diferente a lo largo y ancho del mundo‚ÄĒ Mondeggi, en las colinas de Florencia, Italia.

Desde meses previos, la asamblea de la Unitierra Oaxaca fue invitada formalmente a participar en este nuevo caminar colectivo. El compa√Īero Juan Mayorga pude asistir de manera presencial, de mirar y escuchar este magn√≠fico experimento que, si bien tiene otros procesos y otras l√≥gicas, comparte con muchas unitierras el anhelo de tejer comunidad y de construir autonom√≠a.

La UniTerra Mondeggi se construye en un territorio de casi 200 hectáreas que originalmente fueron parte del latifundio de una familia noble. Cuando esa nobleza protocapitalista colapsó, sus bienes pasaron a manos del incipiente estado italiano, sin mucha diferencia para los campesinos (i contadini) que siempre trabajaron la tierra sin poder usufructuarla cabalmente.

Para 2014, despu√©s de una larga historia pol√≠tico-econ√≥mica, esa tierra de olivares y vi√Īedos permanec√≠a ociosa. Entonces ocurri√≥ lo improbable. Un grupo de j√≥venes y j√≥venas ocuparon el territorio y comenzaron a trabajar nuevamente los olivos y las vides. En poco tiempo, las viejas casas se llenaron de conversaciones y risas, mientras que el vino y el aceite volvieron a rellenar los toneles de las bodegas. El pan, la cerveza, el vinagre‚Ķ todos los nuevos productos comenzaron a exhibir orgullosos una nueva etiqueta: Mondeggi Bene Comune Fattoria Senza Padroni (Mondeggi Bienes Comunes Granja Sin Patrones).

El gobierno metropolitano de la ciudad de Florencia no sab√≠a c√≥mo responder a lo que s√≥lo pod√≠a concebir como una ocupaci√≥n ilegal, as√≠ que durante mucho tiempo intent√≥ lo √ļnico que puede imaginar una pobre administraci√≥n p√ļblica: especular sobre la mejor forma de entregar esos bienes comunes a los privados en aras de la productividad y la limpieza social.

Después de varios intentos de vender las tierras de Mondeggi, llegó la pandemia y con ella un nuevo cartucho económico político. El gobierno local se halló de pronto con el apoyo financiero de la Unión Europea y decidió que la mejor manera de invertir parte del dinero del Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia (PNRR) era restructurar los edificios viejos de la vieja granja de Mondeggi.

Para revestir el proyecto de legitimidad social, el gobierno encarg√≥ a un grupo de acad√©micos que elaboraran un plan de gesti√≥n de esos bienes. Despu√©s de varias entrevistas con los ocupantes, el comit√© acad√©mico entreg√≥ a las autoridades un plan que, seg√ļn conversaciones informales, iba a ser compartido y co-dise√Īado con las y los compas de Mondeggi. Pero sin mucha sorpresa, el plan fue reservado por las autoridades para modificarlo, negando el acceso a los ocupantes de Mondeggi y a otros actores que buscaban conocerlo. Simplemente ocuparon algunas de sus sugerencias previas para sacarse un proyecto unilateral de la chistera.

El meollo del asunto es que no se trataba simplemente de una obra de restructuración, sino un intento gubernamental de canalizar decenas de millones de euros para simular un proyecto de agricultura social con una supuesta participación de otras cooperativas agrícolas y grupos de la zona.

Ante esta nueva arremetida, los y las compas que habitan Mondeggi se propusieron empezar a caminar como una unitierra, con un proyecto político centrado en recuperar el estilo de vida campesino y cuestionando el modelo educativo vigente. Este camino inició con un diálogo de dos días, el 7 y 8 de mayo pasados. La convocatoria a ese diálogo incluyó las siguientes palabras:

‚ÄúDesde el inicio de la experiencia de Mondeggi, la importancia de la transmisi√≥n del saber campesino ha sido fundamental, tanto para recuperar conocimiento pr√°ctico como para transmitirlo a su vez, a trav√©s de un continuo intercambio de saberes, manualidad e ingenio. De aqu√≠ la propuesta de realizar la UniTerra como un centro de agroecolog√≠a: una referencia f√≠sica que permita recoger, elaborar, experimentar y transmitir pr√°cticas agroecol√≥gicas √ļtiles para la comunidad, basadas en el uso compartido del territorio y dirigidas hacia la autodeterminaci√≥n alimentaria y al cuidado del ambiente.

Un centro de agroecolog√≠a que ponga la necesidad de custodiar y difundir el saber campesino desde abajo en oposici√≥n neta a la l√≥gica estrecha de la universidad y de la escuela tradicional, explorando nuevos modos de aprender y de ense√Īar. Un centro de agroecolog√≠a que articule la soberan√≠a alimentaria y la pr√°ctica agroecol√≥gica en una √≥ptica pol√≠tica y revolucionaria, reconociendo las fallas geopol√≠ticas, sexuales y raciales sobre los cuales se articula la violencia ambiental capitalista, heteropatriarcal y colonial.

Un centro de agroecología que se abra a nuevos (y antiguos) modos de vivir las relaciones entre humanos y no humanos, para superar los dualismos occidentales que configuran la raíz de la crisis actual.

Para empezar a imaginar este centro, nos inspiramos en la experiencia de la Universidad de la Tierra ya existente en varios países, en particular en sus versiones mexicanas de Oaxaca, Huitzo y Chiapas, con los cuales ya estamos en diálogo.

Nuestro objetivo, sin embargo, es extender este di√°logo a cualquier individualidad y realidad que se reconozca en la necesidad de recoger desarrollar y transmitir pr√°cticas agroecol√≥gicas en el contexto de una cr√≠tica radical de la educaci√≥n como es concebida en el mundo capitalista, para articular este proyecto seg√ļn la especificidad y la necesidad de nuestro territorio y de hacerlo vivir en una pluralidad floreciente.

[…]

El evento de lanzamiento de Unitierra pretende ser una se√Īal clara para todxs, incluidas las instituciones: la comunidad de Mondeggi sigue adelante en su camino creando colectivamente la realidad que ama con quien est√© dispuesto al di√°logo, pero no dejar√° ning√ļn espacio a las l√≥gicas divisivas, intereses de partido y c√°lculos de lucro impuestos desde arriba‚ÄĚ.

Ante estos objetivos tan bellos, y alegres por ser testigos de un nuevo caminar de gente libre y gozosa, desde Unitierra Oaxaca le dedicamos a la UniTerra Mondeggi una larga vida y un camino pleno de construcción de la vida que quieren, que queremos.

Atentamente,

Asamblea Unitierra

Fuentes:

https://mondeggibenecomune.noblogs.org/

https://www.facebook.com/mondeggi.benecomune/

Video:

https://www.facebook.com/watch/?ref=search&v=7374874695888036&external_log_id=28227ef3-e7fc-45a3-a530-c450479daf39&q=uniterra%20mondeggi

Apoya
Tu donación hace posible nuestra autonomía. Puedes hacerlo por PayPal o cuenta bancaria:

Banorte
Centro de Encuentros y Di√°logos Interculturales A. C
Cuenta: 1160372497
CLABE: 072610011603724970

Donaciones internacionales